Wednesday, February 8, 2017

(crónica ecológica del advenimiento de Trump)

EL MURO Y LAS TORRES

Por Jorge Luis Rodríguez


Tom Goldtooth, Director Ejecutivo de la Red Indígena Ambiental y Premio Gandhi de la Paz 2015, declara el martes 7 de febrero:

“Donald Trump no construirá su Dakota Access Pipeline sin tener que luchar. Un otorgamiento servilista, sin ninguna revisión ambiental o consulta tribal, no es el final de esta lucha – es el nuevo comienzo. Espere resistencia de masas mucho más allá de lo que Trump ha visto hasta ahora.
“Esta concesión servilista va en contra del protocolo, va en contra de los procesos legales, no tiene en cuenta más de 100,000 comentarios ya presentados como parte del proceso de revisión ambiental aún pendiente – todo por el bien de los billones de petróleo de Donald Trump. Y, va en contra de los derechos otorgados por  los tratados de los Seis Concilios de Fuego de las Naciones Sioux.”
“Donald Trump no se ha reunido con una sola Nación Nativa desde que asumió el cargo. Las naciones tribales y pueblos indígenas en nuestro frente no han participado en este proceso. Apoyamos a la tribu Sioux de Standing Rock, y nos mantenemos unidos a ellos en este momento preocupante”.
Fue durante la nomenclatura presidencial de Al Gore cuando se polarizaron del  todo las tendencias ambientalistas del gobierno estadounidense.
El dogma prevalece, según la especie que destaca las evidencias del calentamiento global como herejías demócratas. No obstante, nuestra madre Tierra no pertenece a ningún partido político.
La contradicción de que, es falso que no exista el calentamiento global,  y el calentamiento global existe queda demostrada matemáticamente como una proposición equivalente a la falsedad de su negación.
Los gobiernos populistas suelen tratar de eliminar de inmediato la libertad de prensa y las convicciones científicas, falacias que se extienden más allá de censurar a la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) o el Ministerio del Interior, más allá de incitar a la explotación del  carbón mineral o construir oleoductos.
El conglomerado ideológico del Muro bajo el mandato de las Torres gubernamentales trasciende el plano de los eventos autoritarios del hombre.
La biosfera es la capa más sensible para la existencia del planeta y está en jaque cuando ignoramos la verdadera dimensión de nuestro hábitat.
En cada región existen hábitats diferentes que cambian continuamente por el clima o por la influencia humana. En el mundo, hay tipos de hábitats que albergan variadas especies de animales y de vegetación. Esto es lo que encontramos en los territorios fronterizos de Norteamérica.
El Muro de Trump detendría hipotéticamente a los inmigrantes indocumentados que intentasen cruzar nuestra frontera empírica, lo cual es cuestionable. Un colega me recuerda la muralla de aguas infestadas de tiburones entre Cuba y USA que no ha impedido cruzar al quince por ciento de la población cubana.
El Muro detendría a las mariposas que transportan el polen, así como a las serpientes y los roedores que arrasan con microrganismos letales para las plantas de ambos lados.
Las aves migratorias y los tubérculos que mueve el viento, las ranas y las abejas y los peces que desovan en los ríos, quizás quedarían petrificados en el muro, mientras los magnates se parapetan en sus torres y suponen que aún podrán controlar al mundo que destruyen.
(Jorge Luis Rodríguez es colaborador de Contacto News Services publicando Esta Boca es Mía desde 1998 y preside en California la organización educacional Stage of the Arts, Inc. desde 1982. Es vocero de Green Stage Alliance. Autor de los blogs http://greenstagealliance.blogspot.com/ y  https://estabocaesmia321.wordpress.com/).

1 comment:

Pradeep Singh said...

All MNC company need l shaped modular kitchen designs for new look. Its help look and feel gud. Great Review thanks